El pasado viernes, 29 de febrero, se ha formalizado la donación de una significativa obra de arte con destino al museo que la Fundación Caja Segovia está instalando en el Torreón de Lozoya. Se trata de la pintura “In Memoriam. J.M.C.”, óleo del artista Roberto González Fernández (Monforte de Lemos, Lugo, 1948), quien celebró el pasado año una amplia retrospectiva en sus salas de exposiciones temporales. La obra pertenece a la serie In Memoriam, que el artista comenzó a desarrollar de forma intermitente a partir de 1990. Con ella -escribe Javier Mazorra en el catálogo de aquella exposición- el pintor recuerda “a los seres queridos que van desapareciendo de su vida. Cada obra está formada por dos o tres piezas que, al venderse separadas, provocan su destrucción, como la muerte ha acabado con la persona a la que está dedicada”. La pieza, que ya forma parte del Museo de la Fundación Caja Segovia, está dedicada al malogrado artista segoviano José Manuel Conteras “Peli” (1949-1988), amigo personal de Roberto González Fernández, y quien además medió para que el creador gallego celebrara su primera exposición en La Casa del Siglo XV, hace ya cuarenta y un años; no en vano, la muestra celebrada en el Torreón de Lozoya durante el otoño de 2020 estuvo dedicada a esta galería y a José Manuel Contreras. Pintado en 1991, el díptico dedicado al “Peli” estaba integrado por dos óleos sobre lienzo (de 31 x 114 cm., cada uno de ellos) que representan al pintor sobre un fondo rojo, fuertemente iluminado desde arriba, sosteniendo en sus manos un disco de jade (recuerdo de su estancia en China) y una navaja (referencia a su cruel asesinato en Madrid). Fiel a la filosofía de esta serie, el díptico se ha dispersado, quedando en manos de la Fundación Caja Segovia aquella mitad que muestra al pintor de frente, con la cabeza girada hacia un lado; en paradero desconocido se haya su pieza complementaria, en la que el protagonista reproduce la misma postura e iconografía, pero de espaldas.